NOTICIAS

Atrás

LA DIPLOMACIA RUSA EN LA ETAPA ACTUAL

El 10 de febrero en Rusia se celebra el Día del Diplomático. Tradicionalmente a esa época hacemos el balance de la política exterior rusa. Aquí compartimos un resumen del año 2020, con especial énfasis en Venezuela         

El año pasado Rusia se esforzó por ampliar el potencial de la cooperación internacional en aras de la seguridad y predictibilidad global, el fortalecimiento del papel de la ONU como el organismo central coordinador de la política internacional. Alentaba a los socios a renunciar los juegos con suma nula y la política de doble rasero en pro del diálogo abierto y honesto. Una manifestación de tal aspiración al diálogo es la iniciativa del Presidente ruso, Vladímir Putin, de celebrar una cumbre de los cinco Estados miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU. Todos los demás líderes de estos cinco países reaccionaron positivamente a esta iniciativa.

Es necesario respetar los intereses de los países que tienen hoy un mayor peso en la arena internacional (incompatible con la época colonial) y los países que quieren mantener su identidad civilizatoria, que no ven en Occidente los ideales para sus sociedades. La tolerancia de la diversidad es asimismo un rasgo que Occidente va perdiendo rápidamente.

La fecha más importante del año pasado fue el 75º aniversario de la Victoria en la Segunda Guerra Mundial y la creación de la Organización de las Naciones Unidas. Rusia junto con el grupo de coautores de 43 Estados impulsó una resolución en la Asamblea General de la ONU en el marco de la cual el 1 de diciembre se celebró la sesión solemne en memoria de las víctimas de la Guerra. La mayoría de los participantes confirmaron la importancia del trabajo conjunto para impedir la falsificación de la historia y la revisión de las causas y resultados de la Segunda Guerra Mundial. Es especialmente simbólico que en el año del 75º Aniversario de la Victoria la resolución tradicional contra la glorificación del nazismo fue apoyada por la mayoría de los Estados-miembros de la ONU (58 coautores, 130 votos “a favor”). Tradicionalmente Venezuela apoyó esa causa importante para la preservación de la memoria histórica, la lucha contra la intolerancia y xenofobia y el mantenimiento de la paz internacional.

A pesar de la pandemia Rusia logró realizar una agenda internacional nutrida. En 2020 Rusia asumió presidencia en varios foros y organizaciones internacionales como BRICS y OTSC (Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva) durante la cual se alcanzaron acuerdos importantes en diferentes esferas.  En condiciones de la crisis mundial provocada por las consecuencias de la pandemia, la asociación estratégica de Rusia y China actuaba como un factor estabilizante importante en las relaciones internacionales. Amplió la cooperación bilateral sobre los temas pertinentes de la agenda regional y mundial, especialmente en las Naciones Unidas y en otras plataformas internacionales. En la declaración conjunta de los Ministros de Relaciones Exteriores, aprobada en septiembre, se refleja la posición común de los dos países sobre una amplia gama de cuestiones internacionales.

Solidaridad sin precedentes

2020 fue un período sin precedentes en la historia contemporánea. La pandemia afectó drásticamente todas las esferas de nuestra vida y trabajo, ante todo, la comunicación entre personas. En esos tiempos de nuevos desafíos es importante consolidar nuestros esfuerzos y unir la humanidad. Lamentablemente, la aspiración a conseguir la solidaridad y trabajar en conjunto no se manifestó en todos los países en las condiciones de la pandemia. Varios países occidentales, ante todo, EEUU y sus aliados más cercanos, intentaron aprovechar esta situación para intensificar su  presión, chantaje, ultimátums, acciones arbitrarias con la introducción de restricciones unilaterales y otras formas de injerencia en los asuntos internos de muchos países, inclusive Venezuela. 

El Occidente desestimó los llamamientos del Secretario General de la ONU y el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos a suspender al menos durante la pandemia las sanciones arbitrarias en el ámbito de suministros de los medicamentos, alimentos, equipos necesarios para luchar contra el virus. Rusia estuvo dispuesta a respaldar esta postura. Durante la cumbre del G-20, el Presidente Vladímir Putin propuso simultáneamente la iniciativa de crear en la economía "corredores verdes" libres de las sanciones y otras barreras artificiales. Lamentablemente, estos llamamientos sensatos (tanto los nuestros como los de los dirigentes de la ONU) quedaron en el aire.

Rusia fue uno de los primeros en tomar pasos prácticos para prestar ayuda a los Estados extranjeros en la lucha contra COVID-19 y en la superación de las consecuencias socioeconómicas de la crisis; estableció una amplia cooperación en materia del desarrollo, el suministro y la producción de medicamentos y vacunas antivirales.

La colaboración en materia de vacunas es una esfera particular de la cooperación con ruso-venezolana, un proyecto importante de las relaciones bilaterales. Venezuela fue uno de los primeros países en el mundo y el primer en el Hemisferio Occidental en expresar su intención a participar en los ensayos clínicos de Sputnik V. En octubre del año pasado llegó a Venezuela el primer lote y empezó la tercera fase de los ensayos. Las partes rusa y venezolana firmaron a finales del año pasado un contrato para el suministro de vacunas Sputnik V a Venezuela.

América Latina – socio importante de Rusia  

Rusia continúa fortaleciendo la cooperación mutuamente ventajosa con América Latina. Esta región sigue siendo una parte importante de la política exterior rusa, es una parte autónoma con valor propio. Entre Rusia y Latinoamérica hay una gran cercanía política, abogamos por el fortalecimiento de los fundamentos jurídicos a base de la Carta de la ONU, por la búsqueda de soluciones colectivas a los retos y amenazas contemporáneos mediante diálogo, rechazando injerencia externa en los asuntos internos.

Las economías de Rusia y países latinoamericanos son complementarias y tenemos una gran atracción recíproca en lo que se refiere a la cultura de nuestras naciones. De ahí, hay una base muy importante que nos permitió y nos permite sobrevivir a varios vaivenes de la coyuntura internacional y regional, inclusive cuando tenemos divergencias en nuestras evaluaciones con respecto a uno u otro tema de la política, o de la situación en otro país. Para Rusia es una base para seguir adelante en lo que se refiere a la cooperación bilateral.

Por lo tanto luce inaceptable aplicación de cualquier tipo de acciones de Estados extranjeros que pongan limitaciones artificiales para los países de América Latina en lo que se refiere a su vinculación externa. Rusia está interesada en que estos países sean fuertes, políticamente coherentes, económicamente estables e internacionalmente independientes; que esta región siga desarrollándose como un centro de poder importante del mundo multipolar emergente.

Rusia y Venezuela – aliados estratégicos y amigos sinceros

Es muy grato recalcar que Rusia y Venezuela comparten plenamente sus visiones hacia la arquitectura internacional lo que crea premisas necesarias para la profundización en adelante de los lazos de amistad y cooperación. Las relaciones de cooperación entre nuestros países se basan sobre las profundas tradiciones de amistad, compresión mutua, valores compartidos y apego sincero al derecho internacional – no tan sólo en las declaraciones sino en el accionar responsable en la palestra mundial. La simpatía entre nuestros pueblos se canaliza a través de la intimidad cultural y sintonía profunda en los temas de desarrollo sustentable en pos del bienestar popular. Estos son los puntos clave que caracterizan nuestros vínculos históricos – y es nuestro orgullo tener los lazos de tal maduración y del excepcional significado espiritual que marcan el 75º aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre los dos países celebrado en 2020.

Hoy día la cooperación con Venezuela tiene carácter sólido de la Asociación Estratégica que no se daña por las turbulencias coyunturales que sacuden al mundo y socavan los fundamentos del orden mundial. Los dos países, al revés, apoyándose sobre una amplia base jurídica (que comprende más de 200 instrumentos), siguen firmes en su rumbo hacia la consolidación ulterior de la interacción dando la prioridad a lo que más se requiere en este período trágico de la pandemia que azota a toda la humanidad – salvar vidas humanas.

Rusia y Venezuela están muy avanzados en el camino humanitario – cabe destacar que para Rusia el deber de proteger a los ciudadanos (y entre ellos los más vulnerables ante el COVID-19) no es un arma retórica que se usa por algunos terceros en su abominable política de doble rasero, mientras imponen con la otra mano sus sanciones y otros métodos para sofocar las soberanías nacionales de los que no les gustan. Nuestros gobiernos están en una coordinación estrecha para hacer pasos concretos hacia la superación de la coronacrisis. Ya tenemos el contrato comercial para el suministro de la vacuna “Sputnik-V” – la más avanzada y segura del mundo – en estos momentos se está buscando la oportunidad técnica para empezar los suministros que, a su vez, garantizarán el comienzo de la vacunación masiva en Venezuela. Además tenemos sobre la mesa planes de localizar la producción de este medicamento acá en la República.

Intensificando la cooperación fraternal en la lucha contra el COVID-19, nuestros países dan un ejemplo ilustrativo de cómo se debe actuar en estas circunstancias críticas, sin politización ni promoción de intereses coyunturales. Lamentablemente, no todos comparten este modo de pensar, tratando de aumentar aún más la presión sobre supuestos rivales geopolíticos. En estas condiciones adversas Rusia y Venezuela no sólo mantienen la dinámica de cooperación en diferentes esferas de interés mutuo – tales como económico-comercial, científico-técnica, humanitaria, de educación, inversiones y defensa – sino van ampliando la agenda bilateral.  

Tenemos el mecanismo eficaz para la promoción de nuestros vínculos de cooperación que es la Comisión Intergubernamental de Alto Nivel (CIAN), creada en 2002, que continúa funcionando a pesar de la pandemia – a finales del año pasado se celebraron las sesiones de varias Subcomisiones en materia de industria, agricultura, educación, energía, así como de los grupos de trabajo especializados en geología y turismo. Este diálogo que ejercemos se enmarca en los preparativos de la reunión de los copresidentes de la CIAN que tenemos previamente programada para el primer trimestre de este año en Caracas, después con la normalización de la situación epidemiológica esperamos tener oportunidad de celebrar una sesión plenaria de la CIAN.

La cooperación bilateral se proyecta también en los temas de seguridad energética y alimentaria. Esto se realiza tanto a través del incremento y la diversificación de los rubros agropecuarios, suministrados a los mercados de ambos países, como en el marco de la elaboración de nuevas iniciativas orientadas a potenciar la producción. Al respecto, se destaca el interés de la parte venezolana en atraer impresas rusas a participar en proyectos de inversión, a esto se agrega las posibilidades para aumentar importaciones al mercado venezolano de productos pecuarios rusos.

El rubro importante para mayores intercambios económicos, comerciales y también humanitarios es el establecimiento de vuelos directos entre los dos países. Actualmente ya tenemos al representante acreditado de la compañía aérea venezolana “Conviasa” en Moscú – en coordinación con las autoridades competentes de Rusia se está tramitando el aspecto técnico para lanzar vuelos regulares de la capital rusa a Caracas. En concordancia con criterios epidemiológicos, establecidos para dar la reapertura de fronteras, la Comisión Operativa del Gobierno de Rusia tomará la decisión sobre las fechas concretas.

Tenemos buenas perspectivas para intensificar intercambios de delegaciones entre Rusia y Venezuela este año – se trata no solamente de grupos de especialistas técnicos – como, por ejemplo, los que están estos días en Caracas de parte de la empresa rusa de fármacos “Gerofarm” de San Petersburgo para analizar las posibilidades de producir medicamentos vitales en el territorio de Venezuela – sino también de delegaciones políticas, parlamentarias y diplomáticas. Está en plena realización de Plan de Consultas entre las dos Cancillerías – el objetivo es combinar negociaciones en el formato de video conferencias con conversaciones “vivas” siempre que estas correspondan a las circunstancias sanitarias. Gran resultado del año pasado – es la participación de los observadores rusos en las elecciones parlamentarias en Venezuela celebradas el 6 de diciembre pasado. Tenemos cierta intención de continuar estas prácticas este año en el marco de elecciones municipales.

Estamos construyendo puentes. De esta manera se preparan las condiciones adecuadas para incentivar aún más los vínculos “físicos” entre los rusos y los venezolanos. Gran aporte en este sentido proviene de contactos estudiantiles que se encuentran en un nivel excepcional gracias al programa de becas que se otorgan por nuestro Gobierno a los amigos venezolanos, pero también de los intercambios entre los círculos de negocios, y de las interacciones científicas y de innovaciones.

Las relaciones de cooperación entre Rusia y Venezuela reflejan las necesidades actuales de nuestros pueblos pero también tienen una proyección firme al futuro. Los horizontes de nuestra cooperación estratégica son enormes y muy prometedores. Lo importante es la presencia de la recíproca voluntad política para aprovechar esta oportunidad histórica. Ningunas artimañas desde afuera nos pueden disuadir del rumbo elegido hacia la consolidación de los nexos de amistad y fraternidad; con cualquier presión que tiene como su objetivo limitar el derecho de nuestra gente a gozar la pura soberanía nacional no podrán hacer nada más que incentivarnos a alcanzar nuevas formas de la unión en defensa de la verdad y dignidad popular.


SALUDO DEL EMBAJADOR

Palabras de bienvenida del Embajador de Rusia en Venezuela Sergey Mélik-Bagdasárov

Tengo el agrado de darles la bienvenida en el sitio web de la Embajada de Rusia en Venezuela. Aquí pueden Uds. encontrar la información sobre las actividades de la Embajada, el desarrollo dinámico de nuestras relaciones mutuamente ventajosas con los países de mi acreditación – Venezuela, Haití y República Dominicana, así como obtener información sobre la labor de la Sección Consular.

Hay un apartado dedicado a la historia de la Embajada de Rusia en Caracas.

Esperamos que les sea útil también la página “Sección de Prensa” dedicada al fortalecimiento de las relaciones bilaterales entre Rusia y los países de acreditación, así como a los eventos realizados por la Embajada.

El capítulo “Sección Consular” contiene información sobre el horario de atención y los datos de contacto de la Sección de la Embajada en Punta Cana (República Dominicana) y de los Cónsules Honorarios de Rusia en Puerto Príncipe y Santo Domingo.

Además, se han abierto secciones especiales para los ciudadanos extranjeros que quieren estudiar en Rusia  de acuerdo al programa de becas del Gobierno de Rusia y para las personas que planean viajar a Rusia .

En caso de que Usted no ha encontrado lo que estaba buscando, o si Usted quiere hacer una pregunta o propuesta para mejorar el sitio le invitamos a que nos envíe su inquietud.

Sígame en Twitter.

Les deseo éxitos!

Curriculum Vitae del Embajador Sergey Mélik-Bagdasárov.

  • Día de Rusia 2020